La mascarilla se ha convertido en nuestro complemento indispensable para estar protegidos, sin embargo, su constante uso ha generado problemas como irritación, roces o heridas en el rostro de varias personas, en Confiamed queremos brindarte algunas alternativas para evitar estos problemas y contarte un poco sobre las causas que los generan.

Nuestra piel se ha visto afectada en esta emergencia sanitaria principalmente por la poca exposición que ha tenido al sol, además, la sequedad del ambiente ha provocado que no esté totalmente hidratada, las marcas que dejan las mascarillas en la piel por el uso de estas en un periodo prolongado son justificables en expertos de la salud, pero para las personas cuyo trabajo no implica tantas horas de uso es necesario que se tomen algunas medidas preventivas para no tener problemas en la piel.

En primer lugar, hay que crear hábitos para la piel y aunque pareciera un tema estético, una adecuada rutina puede fortalecer el rostro y protegerlo de los efectos que tiene el uso de las mascarillas, esta rutina debe incluir, limpieza, hidratación y protección solar.

Limpieza. – Debido a que por mucho tiempo no salimos de casa, la piel puede estar más sensible al sol, por esta razón es importante que la limpieza que realicemos la hagamos con productos suaves y específicos para el rostro.

No uses jabón de cuerpo para limpiar la cara, este debido a sus componentes resecará aún más la piel de esta zona que es más delicada. Toma en cuenta que, debido a la situación actual, cualquier limpieza que realicemos es prioridad, más aún en el rostro que es una zona muy expuesta al medio ambiente.

Hidratación

Este es un paso que muchos descuidan y que es de suma importancia, como se mencionó anteriormente, el clima afecta a la piel y la seca, una piel seca es más propensa a tener laceraciones por el rose de la mascarilla, así que, después de la limpieza usar una crema o gel hidratante ayudarán a que la piel tenga mayor flexibilidad.

En las zonas donde el roce de la mascarilla es mayor, es aconsejable usar vaselina.

Protección

Si bien nuestro rostro no está completamente expuesto al sol por el uso de la mascarilla, es necesaria la protección solar, tomando en cuenta que la piel está más sensible debido al tiempo que no tuvo exposición solar y que la radiación solar en algunas partes del país se ha incrementado.

La protección solar evita que la piel sufra mayor daño por la exposición al sol y que el uso de la mascarilla deje huellas. Se recomienda el uso de productos con protección alta SPF50.

Además de estos tres pasos, se recomienda el uso de aceites o cosméticos con vitaminas y antioxidantes, esto ayudará a que el rostro tenga mayor luminosidad.

¿Qué problemas puede traer el uso prolongado de la mascarilla en el rostro?

A pesar de que las personas con predisposición al acné o la dermatitis son las más propensas a desarrollar problemas en el rostro por el uso de la mascarilla, todos estamos expuestos a sufrir dermatitis atópica y urticaria, sobre todo por el calor y la oclusión.

Recomendaciones adicionales:

Si tu mascarilla está húmeda sustitúyela de inmediato.

Es aconsejable el uso de mascarillas quirúrgicas, que son más tolerables que las de alta protección, úsalas en los sitios en los que el riesgo es limitado.

Si tus pómulos, nariz o barbilla están muy irritados, lo mejor es aplicar un hidratante o un tónico, que estabilice la barrera de la piel.

Tus labios también pueden secarse, por lo que es importante utilizar un bálsamo para mantenerlos hidratados aún con el uso de la mascarilla.

En Confiamed queremos que te sigas cuidando, solamente sal de casa si es necesario y siempre que lo hagas usa mascarilla.