Durante esta pandemia las redes sociales se han convertido en un medio de información peligroso debido a que se han transformado en el espacio propicio para viralizar noticias falsas, rumores, mitos e innumerable información no confirmada sobre el COVID19.

Entre esta información que se ha presentado en redes, algo que ha causado varias posturas es la efectividad de las pruebas rápidas y hoy en Confiamed te traemos información importante que debes conocer sobre este tema.

El Dr. Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud en una intervención señaló que no se puede combatir la pandemia con los ojos cerrados, por lo que la recomendación a todos los países del mundo es que realicen pruebas, pruebas y más pruebas.

Bajo esta necesidad comienzan a aparecer en el mercado, innumerable cantidad de pruebas rápidas, como una solución ante la limitada capacidad para realizar pruebas PCR, sin embargo, varios falsos positivos o negativos han generado dudas de la efectividad de estas.

Es importante comprender que las pruebas rápidas no determinan clínicamente si un paciente tiene COVID 19, lo que hacen es:

Pruebas basadas en la detección de antígenos

Estas pruebas detectan antígenos (proteínas virales) presentes en el tracto respiratorio de una persona con Covid19, si el antígeno objetivo estuviera presente en concentraciones suficientes se lograrán identificar infecciones agudas o tempranas.

La eficacia de estas pruebas depende de varios factores que se deben tomar en cuenta: tiempo de inicio de la enfermedad, concentración del virus en la muestra, calidad de muestra recolectada, formulación precisa de reactivos en el kit de la prueba.

Pruebas basadas en la detección de anticuerpos del huésped

Este es el tipo de prueba más común que se comercializa para la detección de COVID19 y detecta la presencia de anticuerpos en la sangre de las personas que se cree han sido infectadas.

La efectividad de la prueba depende de la fuerza de la respuesta de los anticuerpos afectada por factores como la edad, el estado nutricional, la gravedad de la enfermedad y ciertos medicamentos o infecciones como el VIH.   

¿Qué anticuerpos reconoce la prueba?

Inmunoglobulina G o IgG, que es el tipo de anticuerpo más abundante en el cuerpo, se encuentra en la sangre y otros fluidos y brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas.

El anticuerpo IgG aparece a partir del décimo día de sintomatología de una persona infectada con COVID19.

Inmunoglobulina M o IgM, se encuentra principalmente en la sangre y el líquido linfático, este es el primer anticuerpo que fabrica el cuerpo para combatir una nueva infección.

El IgM aparece a partir del quinto día de sintomatología de una persona infectada con COVID19.

Con esta información es importante señalar que según la OMS no se aconseja realizar pruebas rápidas cuando no existe sintomatología.

Si el resultado de una prueba rápida es positivo debe ser contrastada con una prueba PCR.

Recuerda, las pruebas rápidas deben tener calificación de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria ARCSA, y deben ser realizadas en un laboratorio calificado.