Las vacaciones en la sierra y oriente del Ecuador están por terminar.

El 1 de septiembre comienza una nueva etapa escolar para algunos estudiantes en el país y las clases se mantienen de manera virtual.

Todavía faltan algunos días para iniciar clases y mucho no tenían espacios adecuados para que sus hijos estudien en casa.

Confiamed considera importante darles algunos tips que pueden servir para que la teleeducación sea más llevadera para sus hijos.

Definir un espacio adecuado para que los niños realicen teleeducación implica tomar algunas medidas que permitan que el estudiante tenga mayor concentración y sienta comodidad para recibir sus clases.

Es muy importante que el sitio seleccionado para recibir clases esté lo más alejado de la cama del estudiante, para que de esta forma no haya tentación de seguir acostado o de realizar pequeñas siestas mientras está en teleeducación.

Conversa con tus hijos para recordarles que el estar en casa recibiendo clases no quiere decir que estas se deban realizar de manera desorganizada, así que, si ellos deciden utilizar el uniforme para sentir mayor compromiso con el estudio, permite que lo hagan.

No dejes que reciban clases en pijama o despeinados, esto le quita la importancia a la reunión que van a tener con sus compañeros y maestros.

La ergonomía

Es otro factor para tomar en cuenta, recuerda que tu hijo permanecerá sentado en un mismo sitio durante algunas horas, así que busca una silla con espaldar.

Los bancos pueden ser más baratos o fáciles de ubicar, sin embargo, entre los principales problemas que deriva su uso es que generarán dolores de espalda en los estudiantes ya que no cuentan con un soporte en el que se puedan apoyar.

Es importante que controlemos las malas posturas en los estudiantes, estas pueden desencadenar problemas como dolores de espalda sobre todo y lesiones más graves.

Busca un espacio que sea iluminado

Esto permitirá que el estudiante no forcé su vista.

Un joven con cansancio visual tiende a frotar mucho sus ojos, una práctica muy habitual y aparentemente inofensiva, el problema es que el simple hecho de tocar con los nudillos o los dedos los ojos es una forma de llevar gran cantidad de bacterias.

Esto puede generar enfermedades como la conjuntivitis, además de contribuir al desprendimiento de la retina o daños en el nervio óptico.

Si el estudiante recibe las clases en un computador la pantalla de este debe estar al mismo nivel de su rostro, evitando que el niño o joven deba agachar la cabeza o subirla demasiado.

Si el sitio donde está el computador es demasiado bajo utiliza libros o revistas que permitan tener la altura adecuada, recuerda a tu hijo que no deberá mover la pantalla una vez esta haya sido ubicada de manera correcta.

El colocar el computador de manera correcta evitará lesiones musculares.

Si vas a adquirir un equipo de cómputo invierte en un mouse ergonómico.

El costo de estos es relativamente similar a los normales con la ventaja de que evita que los tendones de la mano se monten unos sobre otros, además de que minimiza la probabilidad de tener lesiones en la muñeca como el famoso túnel carpiano.

El seleccionar un lugar apropiado para que los estudiantes realicen teleeducación es también un tema de salud.

El contar un sitio en el que los niños y jóvenes puedan tener una buena postura, iluminación adecuada y sobre todo tranquilidad para prestar atención, minimizará el impacto que puedan tener al recibir clases lejos de las aulas de clase tradicionales.

Como padres es esencial brindar un acompañamiento a nuestros hijos que han tenido que adaptarse de la noche a la mañana a recibir clases de manera virtual.

En ocasiones y debido a la brusquedad con la que tuvieron que aceptar estos cambios pueden sentir frustración, por ello es importante estar al pendiente de lo que ocurre en el proceso de la teleeducación.