En estas fechas en las que el amor está en el aire y solamente se habla de él, Confiamed quiere contarte algunos de sus beneficios para la salud.

Al hablar de amor muchas veces lo relacionamos con el que se siente por una pareja, sin embargo, existe el amor filial y el amor más importante, el amor propio, así que este blog es para todos aquellos que sientan amor.

Mencionemos entonces los beneficios del amor en la salud.

En primer lugar, es importante señalar que el amor es un proceso químico en el cuerpo, son varias las sustancias que intervienen y producen diferentes reacciones en el organismo, por ejemplo, cuando se abraza a una persona que se ama se liberan endorfinas y oxitocina, esto produce una sensación de felicidad, lo que provoca que nuestro sistema inmunológico se fortalezca, así que el amor ayuda a mejorar nuestras defensas.

En el libro de Alexander Lowen, “El amor, el sexo y la salud del corazón” es interesante esta relación que hace el autor sobre el comportamiento del corazón ante diferentes instancias, por ejemplo, el rápido palpitar cuando vez a la persona amada, en el amor romántico, o el sentir como se parte el corazón en mil pedazos cuando muere un familiar, en el amor filial, estas conductas del cuerpo que son tan comunes, hacen que el autor estudie la relación del amor con el corazón, llegando a la conclusión de que algunas enfermedades coronarias son una consecuencia de un proceso psicológico causado por la falta de amor, por lo que podemos llegar a la conclusión de que el amor ayuda a mantener sano nuestro corazón.

El amor propio es el más importante, ayuda a tener una buena salud mental y a que el amor a los otros no sea enfermizo para que no nos haga daño. Cuando uno se ama a sí mismo, busca sentirse bien tanto física como mentalmente, empezamos a cuidar de nosotros, de nuestra alimentación, nos preocupamos menos por lo que opina la gente y nos enfocamos más es crear una opinión propia de lo que somos, el amor mejora nuestra autoestima.

Amar es un estado innegablemente satisfactorio, si le tenemos miedo muchas veces no es por la sensación que nos produce amar sino por el dolor que causa una pérdida o una separación, sin embargo, está en nosotros arriesgarnos, amar con intensidad, con vitalidad y pasión, por el bienestar de nuestra salud.