La salud es oro, pero a menudo no la valoramos hasta que la perdemos. Aprende a cuidarte a diario, y no esperes a tener dolores o problemas para llevar una vida sana. Es mejor prevenir que curar, así que toma nota de algunos buenos hábitos que te ayudarán a cuidar tu salud.

 

  1. Duerme lo suficiente

Los niños deben dormir unas 10 horas diarias, y los adultos alrededor de 7-8 horas al día. ¿Duermes lo suficiente? No solo es cuestión de cantidad, sino también de calidad. Es fundamental que descanses con la luz apagada, sin ruidos, sin interrupciones y con tranquilidad. Esto te ayudará a rendir, a sentirte bien y a que tu cuerpo esté sano.

 

  1. Haz ejercicio todos los días

No esperes al fin de semana para mover tu cuerpo, pues la vida sedentaria es muy negativa para la salud. Hacer deporte a diario ayuda al rendimiento laboral, a la salud mental y por supuesto a estar en forma. Conoce aquí todos los beneficios del deporte diario para tu vida.

 

  1. Cuida tu postura en el trabajo

El estrés diario hace que muchas veces descuidemos la postura corporal. Si notas que muchas veces llegas a casa con dolores de espalda o de cabeza, después de trabajar, es probable que tu postura esté afectando.

 

  1. Come un poco de todo

Muchas personas evitan algunos alimentos por hacer dieta, y otras personas comen demasiadas grasas y azúcar y pocas verduras. Es importante que tomes un poco de todo cada día, para tener una dieta equilibrada que le aporte a tu cuerpo las calorías y los nutrientes necesarios.

 

  1. Bebe 8-10 vasos de agua diarios

La hidratación es importante para todo: el metabolismo, la piel, la digestión, la eliminación de toxinas… Bebe abundante agua cada día, especialmente si tienes sobrepeso o después de hacer ejercicio físico.

 

CTA-jugos1

 

 

  1. Relaciónate con los demás

Somos animales sociales, necesitamos de los demás para estar bien. Por eso es bueno compartir momentos con los compañeros de trabajo, dedicar tiempo a la familia y no descuidar las relaciones con los amigos.

 

  1. Ríe todos los días

Decía Chaplin que ‘un día sin reír es un día perdido’. Nosotros te animamos a reír cada día, a sentirte feliz y disfrutar, pues esto repercute en la salud. La risa ayuda al sistema inmune, mejora la dinámica respiratoria y ayuda a reducir el insomnio. ¡Ríe más y te sentirás mejor!

 

  1. Respira y toma la vida con calma

Vivimos llenos de compromisos y de trabajo, así que no podemos evitar sentir cierto grado de estrés. La clave no es encerrarse en casa y evitar los compromisos, sino afrontarlos con calma. Es importante aprender a gestionar el estrés y cuidar el cuerpo para que se mantenga tranquilo en momentos de concentración.

 

  1. Cuida el orden en tu vida

El orden ayuda a la salud de muchas formas: el orden de los horarios y de la casa afecta a tus hábitos de alimentación y de higiene. Procura asegurarte de realizar cinco comidas al día, y no olvides cepillarte los dientes después de cada una de ellas. Añade orden en tu día a día y verás que es más fácil cuidarte sin estrés.

 

  1. Aprende a pedir ayuda

Recuerda que los hábitos saludables no garantizan que siempre estés sano, pero te ayudarán a aumentar las probabilidades. No te exijas demasiado y aprende a identificar si tu cuerpo te avisa que necesitas descansar y cuidarte más. Una buena cobertura médica será el complemento perfecto a tu vida sana, y así podrás dormir tranquilo sabiendo que estás en buenas manos.