En Confiamed tenemos planes médicos para ti y tu familia, lo más importante para nosotros es su bienestar y por eso en este blog queremos darte algunas recomendaciones para proteger tu piel y mantenerla sana sin preocuparte del sol.

La piel es el órgano más grande y visible de nuestro cuerpo, cuidarla no es solamente cuestión de estética sino de salud, mucho más en un país como el Ecuador en donde la radiación solar es mayor debido a nuestra ubicación con respecto al sol.

Usa bloqueador solar

El bloqueador solar es nuestro principal aliado a la hora de cuidar nuestra piel en verano.

Recuerda:

  • Para comprar un bloqueador solar revisa siempre el SPF o FPS, este debe ser mayor a 50 para una protección adecuada.
  • El bloqueador solar debe colocarse 20 minutos antes de exponerse al sol y repetir la aplicación cada 2 horas.
  • En caso de sudor excesivo o mojarte debes colocar el producto de inmediato.

Limpiezas faciales

Hacer una limpieza facial profunda puede resultar agresiva para la piel en verano por ello es importante realizarla por lo menos 15 días antes de que la expongamos al agua del mar, cloro de la piscina, etc.

Es importante acudir a un profesional una vez se haya regresado de las vacaciones para que este pueda aplicar el tratamiento adecuado que permita la regeneración de la piel de acuerdo a las necesidades que crea sean necesarias, esto se determinará tras una evaluación de la piel y su afectación tras la exposición al sol.

Hidratación

Una piel linda y bien cuidada no es posible sin una adecuada hidratación, las cremas hidratantes son de gran ayuda para lograr que nuestra piel luzca fresca y sana, sin embargo, es importante conocer el tipo de piel que tenemos para comprar la más conveniente.

Si tu piel es grasa, busca una crema con textura ligera, es aconsejable usar aquellas en gel o mousse y huir de las fórmulas oleosas.

Si tu piel es seca usa cremas ultra hidratantes o con máxima hidratación, es aconsejable que busques cremas que dejen en tu piel la sensación de suavidad y flexibilidad.

Finalmente, si tu piel es mixta recuerda que puedes utilizar cremas ligeras o sedosas, lo importante es que sientas que tu piel queda fresca.

Si bien las cremas hidratantes son clave en nuestra rutina diaria, no olvidemos que tomar agua beneficiará también a nuestra piel.